Comunicación e Incidencia

septiembre 13, 2012

Porqué aprobar la Ley de Financiamiento Político

La demanda de mayor transparencia y calidad de la democracia se volvió central para sectores movilizados durante 2012 especialmente en Asunción. Las tensiones y antagonismos que a nivel social pueden haberse acentuado luego del desplazamiento de Lugo, acrecientan la demanda de calidad democrática, agudizan el riesgo de deslegitimación del sistema político en su conjunto, y ofrecen una oportunidad de superación. Demandas por cambios en el sistema electoral y contra el uso arbitrario y político de fondos públicos generaron movimientos en redes sociales y movilizaciones callejeras en Asunción, lo que demuestra el aumento del interés de la ciudadanía por una democracia de mejor calidad.En síntesis, enfocarse en la transparencia del financiamiento político resulta especialmente importante por motivos estructurales y coyunturales. En cuanto a la estructura, las leyes y cultura política paraguayas muestran debilidades de control del financiamiento de partidos y campañas, que abren la puerta para influencias indebidas del dinero en la política, especialmente, dinero con posibles orígenes ilegales.

En la coyuntura actual, además, la crisis de autoridad política encarnada por el juicio político y sucesión presidencial, han alertado aún más sobre los riesgos de uso ilegítimo de fondos públicos en la campaña. La existencia de un malestar recurrente de la ciudadanía con la representación política, por su parte, abre la posibilidad de transformarlo en una fuerza constructiva, centrada en la demanda de calidad democrática y, dentro de esta, en la transparencia de los flujos financieros en la política.

Una agenda de transparencia en el financiamiento político es sin dudas un paso importante hacia la consolidación de un sistema democrático que quiera recuperar su legitimidad política. Desde el proyecto “Mirador Electoral”, impulsado por Semillas para la Democracia con apoyo de Avina, Transparencia Internacional y NED, apoyamos la aprobación de la Ley de Financiamiento Político, relacionándola directamente con nuestros objetivos, que son:

Mejorar los niveles de transparencia en el proceso electoral a través de un proceso de medición y monitoreo especializado de los gastos de campaña en medios de comunicación.

– Generar compromisos públicos entre candidatos electorales de distintos niveles  y ciudadanía,  donde los candidatos se comprometen a transparentar los gatos de su campaña electoral y la sociedad civil promueve el seguimiento ciudadano de los acuerdos.

– Monitorear  las propuestas electorales de candidatos y el cumplimiento de estas a través de la elaboración de indicadores en cuatro ejes: Descentralización y Gobiernos Locales, Acceso a la Información Pública, Libertad de Expresión y Participación Ciudadana.

 

 

Facebook Twitter Email

Comunicación e Incidencia